A quien pueda interesar…

Veo en la televisión las noticias de que el gobierno de Venezuela hace campañas, cruzadas, guerras contra aquellos que pretenden especular con los productos de la canasta básica y ahogar de desesperación al pueblo y provocar un descontento general contra los dirigentes chavistas. Entendemos por canasta básica productos como los lácteos, cárnicos, aseo, viandas, vegetales, etc… En Cuba hace ya algún tiempo que se restringe la cosa a Pollo, Perrito y Picadillo.

Los medios cubanos se hacen eco de estas noticias y nos hacen cómplices de las decisiones del gobierno venezolano, osea, estamos, y me incluyo, totalmente de acuerdo con las medidas tomadas, ya sean multas, o negocios cerrados, o lo que sea, para aquellos que especulen con el bienestar del pueblo.

Leche en Polvo - 6.60 cuc

Leche en Polvo – 6.60 cuc

De lo que los medios cubanos no se hacen eco es de que aquí también sucede lo mismo. En Cuba se desaparecen los productos, siempre falta algo, ora el aceite, ora la mantequilla, ora el  desodorante, luego de varios meses reaparecen un poco más caros y y al parecer es una práctica cíclica. Pero los medios cubanos no dicen esas cosas.

Estas líneas son pura catarsis, el producto de un momento de indignación, los deseos de supurar el malestar que me recorre el cuerpo. Hace solo un rato pasé por una de estas tiendas de mi barrio y me sorprende que la bolsa de leche en polvo que costaba la ya abundante suma de 5,75 cuc, ahora cuesta 6,60 cuc. Estamos hablando de un equivalente en el precio inicial de 138 pesos a 158,40 pesos el precio actual. Y los medios cubanos no dicen nada al respecto. Nadie va preso por especular, no hay ningún establecimiento cerrado por alteración de precios.

Y yo me pregunto ¿será que porque los salarios de los trabajadores de la salud ahora son relativamente elevados, creen que deben comenzar a subir los precios de los productos de la canasta básica? ¿será que a medida que los salarios suban, subirán los precios? ¿para qué van a subir los salarios? ¿…?

En los últimos años hemos sido testigos de cómo los productos básicos han ido desapareciendo, algunos reaparecen con otros precios, otros sencillamente no vuelven más. La más reciente pérdida que sufrimos fue la del desodorante, y mientras los cubanos apestamos, o en el mejor de los casos, apelamos a periodoespecialistas técnicas como el bicarbonato; aunque en este caso cabe la salvedad de un nuevo desodorante al módico precio de 10 pesos en las tiendas en moneda nacional, los medios cubanos no dicen nada.

¿Qué más tiene que pasar? Confieso que al salir de aquella tienda de mi barrio nada bueno, legal, o pasivo pasó por mi mente.

Yo, me había jurado a mi mismo no escribir más sobre estos temas, no luchar más, pues he llegado a sentir una desilusión total, pero a veces es imposible callar, es imposible dejar de sentir y hacerse el de la vista gorda y pasar de largo.

A causa de todo esto me dediqué a buscar información al respecto y encontré esta resolución de precios únicos para productos en cuc. Sin mucho más que comentar, y además del nuevo precio de la leche en polvo, mis compatriotas son testigos oculares y estomacales, de que hace mucho tiempo, no se puede encontrar otra cosa que la ya mencionada catnasta básica cubana: pollo, perritos y picadillo. Productos como molleja, hígado, carapachos y pescuezos de pollos, entre otros, han dicho adiós para no volver…

A veces pienso que quienes dictan los precios de los productos que consume el pueblo, se rigen por los precios que dicta la bolsa negra…

Las “Tetas” de Margarita

Lo que usted no vio de La Serie del Caribe

Bueno, en realidad todo lo antes expuesto es pura especulación, pura fantasía. Lo que en realidad pasó fue que los venezolanos tenían un arma escondida que ni el mismísimo Higinio Velez conocía.

La solución a las dificultades que afronta la pelota en Cuba no es, señores míos, exportar nuestros peloteros a otras ligas, ni subsanar los problemas que existen en las categorías infantiles, ni juveniles ni en ninguna otra categoría. Ni el dineral que cuesta la reparación del techo del Latinoamericano. Ni mucho menos, importar peloteros de otros países.

El equipo cubano que participó en la Serie del Caribe, incluidos los directivos, pretendían jugar con garra, fuerza, dando la vida en el terreno, pero fueron víctimas de una fuerza hipnótica de la que no se podían zafar. Las Porristas.

Las Porristas

Lo que hay que importar son Porristas, para que nuestros atletas no queden nuevamente hipnotizados con los cantos de sirenas, y se acostumbren, por ende, a tanta belleza acumulada en tan poco espacio.

Porristas - Serie del Caribe 2014

Porristas – Serie del Caribe 2014

Porristas - Serie del Caribe 2014

Porristas – Serie del Caribe 2014

Porristas - Serie del Caribe 2014

Porristas – Serie del Caribe 2014

Porristas - Serie del Caribe 2014

Porristas – Serie del Caribe 2014

Juventud, belleza, curvas, lozanía de piel, senos voluptuosos, caderas al aire y sonrisas embriagadoras, fueron los factores que dieron al traste con el mal desempeño del equipo de Villa Clara en la Serie del Caribe.

Cuba, Villa Clara y La Serie del Caribe

Para comenzar, no pretendo hacer aquí un análisis especializado ni una crítica profunda con respecto a la participación del equipo de Villa Clara en la presente edición de la Serie del Caribe de Béisbol. Tan solo quiero expresar mi opinión, la opinión de un aficionado, de un fanático, que bien puede, o no, coincidir con la de muchos.

Serie del Caribe. Margarita 2014

Serie del Caribe. Margarita 2014

Por estos días no se habla de otra cosa que no sea de “pelota”. Cuba entera es Villa Clara, Cuba entera es Naranja. Y otra vez, Cuba entera se siente decepcionada, los cubanos no estamos contentos con lo que ha sucedido en la presente justa. Las críticas llueven, cada persona dice lo que, en su opinión, debería ser mejor, lo que debe ser cambiado, lo que falta y lo que sobra.

En mi opinión

En mi humilde opinión, y tal vez muchos coincidan conmigo, lo primero que debe ocurrir para que el béisbol cubano salga del bache en el que se encuentra hundido hace ya algunos años, es que la dirección de la Comisión Nacional de Béisbol cambie, osea, que Higinio Vélez salga de una vez y por todas del escenario, y con él, todo su séquito.

Lo otro, y no menos importante, es que se erradique el paternalismo a la hora de escoger los jugadores que tomarán partido en un torneo de este tipo, o del tipo que sea. Para solo citar algunos ejemplos: Ariel Pestano, no es menos cierto que el estelar receptor fue clave en la victoria de su equipo el pasado año al conectar un jonrón con bases llenas que puso a Villa Clara a solo un paso de la coronación ante la tropa Matancera, pero Pestano ya es un pelotero veterano y retirado, lo mismo pasa con Ariel Borrero, con 40 años y una lesión que se le resintió en pleno juego de pelota, no es para que estén allí. Así con algunos otros como puede ser el caso de Edilse Silva, refuerzo santiaguero en la última edición del clásico cubano en las huestes centrales, pero que este año su rendimiento no ha sido el acostumbrado. Otro nombre a manejar puede ser el de Ismel Jimenes, que en otros años ha llegado a ser el mejor lanzador cubano, pero en la presente serie no pasa de tres victorias. El caso Yuliesqui Gourriel hay que tratarlo de manera especial, como él merece. ¿Acaso Moré no vio el último partido de Industriales vs Matanzas en el Latinoamericano, cuando con bases llenas y dos outs hizo swing al aire para poncharse? Yuliesqui es un pelotero con números insuperables, eso no lo puede negar nadie, pero nunca a demostrado ser un pelotero de momentos, de la hora cero. Solo hay que remontarse al último Clásico de Béisbol, cuando pifió la bola que nunca debió pifiar, o a las Olimpiadas de Beijing, que bateó para doble play teniendo en sus muñecas la victoria cubana. Yuliesqui no es Lourdes.

Aquí cabría preguntar a los narradores cubanos, si ellos creen que los “egresados de la Escuela Cubana de Béisbol” podrían jugar por encima de los inamovibles del equipo.

Ok. Los peloteros que se coronan campeones nacionales, sea con su equipo o como refuerzos, merecen un premio. Pero un premio no puede ser ir a un torneo internacional cuando en realidad no se está en forma, ni se rinde a la altura de las circunstancias. Un premio es, por ejemplo, una semana en Varadero con todo incluido.

Cuba en La Serie del Caribe

En lo personal, he experimentado infinidad de sentimientos en cuanto a béisbol se refiere: alegría, euforia, decepción, incertidumbre, ira, etc… pero nunca había sentido vergüenza de un equipo cubano que tomara parte en una competencia internacional o nacional.

Eso, vergüenza es lo que he sentido esta vez, pues no solo se trataba de que el campeón nacional participara en un evento internacional. Se trataba, por sobre todas las cosas, del regreso de Cuba a La Serie del Caribe, siendo Cuba precisamente el principal animador de estas lides en sus inicios. El regreso de Cuba luego de 54 años de ausencia. ¿Acaso la Comisión Nacional no tuvo en cuenta el significado histórico que esto implicaba? No solo siento vergüenza como fanático del béisbol, siento vergüenza como cubano.

¿Existe alguna solución?

¡Debería! Soy de la opinión de que hay que insertarse en otras ligas.

Sabido es que los cubanos no pueden jugar de manera legal en la Gran Carpa Norteamericana, no solo porque el Departamento de Estado de ese país lo tenga prohibido, pues de no ser así, tampoco lo permitiría el Estado Cubano. Pero si podemos exportar peloteros a las ligas caribeñas y/o asiáticas, pero no uno o dos, como sucede actualmente, sino en masa.

Que la preselección nacional juegue en el extranjero sería beneficioso en extremo. Ganarían en experiencia, oficio, disciplina, técnica y táctica. Para no hablar del beneficio financiero que esto conlleva. Así dejarían el campo despejado en la Serie Nacional para los nuevos y jóvenes talentos.

Ideal sería que peloteros de otros países vengan a jugar a Cuba, pero eso implicaría algo que políticamente es imposible, pues el Estado Cubano no podría costear los salarios que esos jugadores exigen, al menos eso creo. Y no será el deporte algo que se privatice en este país.

¿Y qué pasa con la Serie Nacional? Se debería, desde ya, reorganizar su calendario para que termine justo antes de comenzar la Serie del Caribe. Así el equipo campeón y todos sus refuerzos, estarían aun con la sangre hirviendo, y con el ánimo bien arriba luego de subir a los más alto del podio. Ir a la justa regional luego de varios meses es totalmente contraproducente, además, sabido es que nuestra Serie Nacional está totalmente desfasada con respecto a los calendarios internacionales. ¿O vamos a seguir haciendo un picotillo del pasatiempo nacional?

En cuanto a los medios, deberían hacer un esfuerzo mayor al que nos tienen acostumbrados, y sin dejar de transmitir las ligas europeas de fútbol, transmitan también las ligas extranjeras de pelota, incluida la Norteamericana, pues el programa Béisbol Internacional, que se televisa los fines de semana, no es suficiente. Así el pueblo, los atletas, los directivos y hasta el mismo Higinio estarían al tanto de la calidad que existe allá afuera.

Conclusión

La pelota para los cubanos; aunque suene a estereotipo, es pasión, lo llevamos en las venas, nos brota por los poros, es una manera de vida, en fin, es nuestro deporte nacional.

Los cubanos no estamos acostumbrados a perder, pero se puede aprender a perder y aprender de las derrotas. Pero hay que perder luchando, dando la vida, sin rendirse. Lo que no se puede es jugar sin ánimo, sin garra, sin entrega y es eso justamente lo que ha ocurrido en este momento.

El despertar el conjunto cubano llegó tarde, cuando la última esperanza era una fórmula matemática cuyas variantes eran una victoria de los Tigres del Licey y una derrota de los Indios de Mayagüez. ¡Imposible! cuando ninguno de los equipos restantes regalaron nada. Los Navegantes de Magallanes guardaron sus mejores lanzadores para el cruce, y eso, no es tirar la toalla, es asegurar la victoria, su victoria.

Las cosas se obtienen por mérito y esfuerzo propio, no podemos recostarnos a esperar que otros pierdan para entonces, ganar nosotros. Hay que luchar y dar la vida.

Ya volverá Cuba a la Serie del Caribe, al lugar que le pertenece por derecho propio y todos los cubanos estaremos a la expectativa de lo que suceda. Y si perdemos, que sea con vergüenza y humildad.

Canto, una alternativa a Google Reader para usuarios de sistemas GNU/Linux

Es noticia en los últimos días la decisión de Google de cerrar Google Reader, uno de los lectores de noticias más usados actualmente. Algo que a la comunidad de usuarios del servicio no le ha gustado nada.

Alternativas hay muchas, la más mencionada es Feedly, que al parecer triunfará entre las aplicaciones online, aunque hay otras ya establecidas en ámbitos de escritorio, como FeedDemon (Windows), Liferea o Akregator (ambos para GNU/Linux).

Canto, alternativa a Google Reader

Pero lo que, más que una alternativa, me parece una curiosidad es Canto, un lector Atom/RSS para la consola, que además de ser rápido, es extremadamente fácil de usar y configurar. Para iniciarlo solo bastará con ejecutar el programa desde una terminal, o instalarlo en caso de que no lo esté aun.

Canto - Alternativa a Google Reader

Canto – Alternativa a Google Reader

El motor de Canto, por decirlo de alguna manera, está en su archivo de configuración, que se encuentra en /home/nombre-de-usuario/.canto/config.py y puede ser configurado de manera manual, aquí un ejemplo:

# Auto-generated by canto because you don't have one.
# Please copy to/create ~/.canto/conf.py
add("http://codezen.org/static/canto.xml")
add("http://googlereader.blogspot.com/feeds/posts/default")
add("http://feeds.feedburner.com/roger213tm?format=xml")

Algunos comandos que pueden ser de utilidad son:

Actualizar los feeds antes de iniciar el programa

$ canto -u

Listar todos los feeds en el archivo de configuración:

$ canto -l

Agregar una nueva URL al archivo de configuración:

$ canto -r http://www.ejemplo.com/feed

Para ver la ayuda completa:

$ man canto

Uso del teclado

Una vez iniciado el programa, nos podemos mover en el mismo usando el teclado. Las teclas Up y Down para navegar de un elemento a otro. Left y Right para marcar o desmarcar como leído. PageUp o PageDown para ir de etiqueta en etiqueta. Para leer la noticia seleccionada bastará con presionar la tecla Space, así como para regresar a la lista de elementos.

Conclusión

Canto viene siendo una solución, tal vez no la mejor y si algo extrema, pero solución al fin, para usuarios que dependan de equipos con pocas prestaciones o conexiones extremadamente lentas, como bien puede ser el caso de los cubanos que residimos en La Isla.

En cuanto a Google, debo confesar que tengo una relación de amor y odio hacia la empresa, pues en mi opinión son los mejores en muchos de los servicios y aplicaciones que ofrecen; GMail, YouTube, Chrome y hasta el mismo Google Reader están entre mis favoritos, y allí radica mi amor.

403 Google - Cuba

403 Google – Cuba

Pero hay muchos de estos servicios y aplicaciones que nos son inaccesibles, supongo que a causa del Embargo Económico que Estados Unidos impone a Cuba, pero estas son preguntas aún sin respuestas, al menos para mi.

El Baseball es el deporte más lindo del Mundo

Nosotros lentamente hemos usado esos años de República de que tanto hablan los oradores políticos, para construir la idiosincrasia de un pueblo que solo se indigna de verdad y que solo de verdad se subleva, cuando en el base-ball se equivoca el umpire de home.
Eladio Secades – 1941

Baseball - Cuba

Baseball – Cuba

No pretendo hacer aquí un ensayo periodístico ni mucho menos, solo serán mis consideraciones, modestas por demás, sobre el tema que más se habla ahora mismo en Cuba. ¡La Pelota!

Por desgracia, o tal vez por suerte, solo se aprende de los errores, y mientras más graves estos sean, pues mayor será la experiencia que podamos sacar. Ahora, sabios seremos si de verdad aprendemos y nos quitamos la venda que no nos deja ver más allá de nuestras propias narices.

De más está decir que el baseball en Cuba no goza de buena salud. Comenzando por los desaciertos en las Series Nacionales en cuanto a estructura, falta de una Liga de Desarrollo que de verdad funcione como tal, malas condiciones en cuanto a implementos y terrenos en las categorías infantiles y juveniles, por citar solo unas cuantas. Todo esto, ha dado como consecuencia la pérdida de un baseball verdaderamente cubano, caribeño. Es verdad que se pueden integrar elementos de otros estilos, como el toque de bola asiático, pero lo que no se puede es renegar las raíces, el estilo cubano es el del batazo oportuno, el hit and run, la explosividad en las bases y el pitcheo guapo y pegado.

Aquellos tiempos en que el equipo Cuba vapuleaba a sus contrarios veinticuatro carreras por cero se acabaron. Antaño competíamos con equipos universitarios, amateurs y de dudosa calidad. Ahora la cosa es diferente, ahora nos enfrentamos a verdaderas maquinarias de jugar baseball, a profesionales. Yo sigo creyendo que se puede ganar, que se puede estar a la altura de esas ligas, pero hay que trazar estrategias para poder llegar, hay que pegarse a los grandes para poder ser como ellos. Podemos preguntarnos, por ejemplo, cómo Italia ha llegado a segunda ronda en el III Clássico Mundial de Baseball, o por qué al equipo de España, que llegó con el cartel de “Circo”, no pudieron, potencias como Dominicana, Puerto Rico o Venezuela, hacerle marcadores totalmente desbalanceados. La respuesta a estas interrogantes es tan sencilla como deducible, sus jugadores militan en ligas profesionales, sobre todo la escuadra Italiana, que en su mayoría juegan en los Estados Unidos, país que tiene las ligas más fuertes del mundo.

Según tengo entendido en Japón existe una especie de cláusula que solo permite a sus peloteros jugar en otras ligas pasados ocho años en la liga de ese país. Y pregunto ¿por qué no hacer algo parecido en Cuba? A mi entender, bien pudieran hacerse convenios con la MLB u otras ligas, para que peloteros cubanos, no deserten, sino jueguen allí y puedan ser convocados para la selección nacional cuando eventos de envergadura, como el Clásico, tengan lugar.

Así, el Estado Cubano podría sacar una buena tajada de dinero gracias a estos (hipotéticos) contratos, y destinarlo al desarrollo de la pelota en la base, en las categorías menores, comprando los bates, guantes y pelotas que siempre faltan, construyendo nuevos y buenos terrenos para la práctica del deporte. Así, los peloteros cubanos tendrán la oportunidad de probarse en la Gran Carpa y los que vienen detrás pondrán todo su empeño en poder llegar y darán la vida en el terreno de juego, lo que causará inevitablemente un alza en la calidad del Deporte Nacional ¡La Pelota!

Para que el baseball en Cuba se codee nuevamente con los mejores del mundo, hay que dar un cambio radical de mentalidad, comenzando por los que dirigen ese organismo en nuestro país y terminando por quienes se dedican a difundir la información, sean periodistas o narradores. Ya vimos a peloteros como Yasser Gomes, Yunesky Sanchez, Bárbaro Cañizares o Ernesto Noris, por solo nombrar unos pocos, compitiendo por otros países en este III Clásico Mundial. Los narradores cubanos, solo se limitaron a decir que pertenecen a la “Escuela Cubana de Baseball“, pero nosotros queremos saber qué ha sido de ellos, dónde juegan, cuáles son sus records actuales, su desempeño, todo. Sin quitar méritos a los narradores, creo que, el solo hecho de televisarlos, ha sido un paso grande en cuanto a la grisura vivida todos estos años en este sentido.

Para que la fanaticada cubana “madure”, es necesario que se le informe sobre las Grandes Ligas, calendarios, rosters, jugadores destacados, equipos, tabla de posiciones. ¡Lo hacemos con el fútbol Europeo y Sudamericano! ¿por qué no hacerlo con la pelota?, que a fin de cuentas es el Deporte Nacional. Seguro estoy, que cuando juegan el Real Madrid contra el Barcelona, el partido se ve en vivo tanto en Argentina como en Portugal, y también lo hemos visto en toda Cuba (en vivo). Todo el mundo sabe que José Ariel Contreras, Kendry Morales, Dayan Viciedo, Alexei Ramirez y un largo etcétera juegan en las ligas de Estados Unidos, pero no todos tienen la oportunidad de saber de sus ídolos, y sería muy bueno, que de vez en cuando, se pasen por la televisión nacional partidos donde podamos ver a nuestros ídolos, los formados en la “Escuela Cubana de Baseball“.